Esta es la mano de un niño..y sus bacterias

La foto fue hecha por la técnico de laboratorio de microbiología,Tasha Sturm a la mano de su propio hijo.

El experimento forma parte del interés de esta profesora estadounidense por mostrar a sus alumnos cómo evolucionan las bacterias. De manera que tras una jornada en el parque con la mascota de casa, pidió a su hijo que posara la mano en una de las placas de laboratorio….(Bueno para ser sinceros, su hijo llevaba tiempo pidiéndoselo pero imagino que como cualquier madre, tuvo que buscar el hueco apropiado para poder hacerlo)

Para asegurarse de que el experimento iba a funcionar, Sturm esterilizó y preparó previamente la base. Tras plantar la mano, mantuvo las placas en una incubadora a temperatura constante de 37º durante 24 horas. Después dejó que la naturaleza hiciera el resto y et voilà tras una semana, ésta era la imagen de la palma de la mano. Impresiona ¿no?

mano bacterias

Según la profesora, se trata de varios millones de bacterias. De hecho y según publica Ciencia BBC en el articulo del que nos hemos hecho eco, el cuerpo humano puede llegar a albergar hasta diez veces más de microorganismos ajenos que propios.

Los datos técnicos

Se trata en casi todos los casos de microorganismos habituales en nuestro cuerpo, nada fuera de lo común y ninguno de ellos perjudiciales en una persona sana.

Gran parte de ellos son bacilos. En la yema de los dedos se encontrarían estafilococos en una color parecido al blanco. Los de tono amarillento, serían micrococos y las rojizas serían serratia.

mano de bacterias

A pesar de lo impresionante que pueda parecer la imagen, nuestro organismo está preparado para subsistir con su presencia. De hecho, algunos expertos avisan de que el exceso de higiene es perjudicial para la salud.  A pesar de ello, siempre es mejor no tentar al diablo y pedir que se laven las manos después de jugar e ir al baño  y siempre antes de comer.

Lee: Cómo diferenciar un lavado de manos higiénico de uno minucioso

Como anécdota, cuenta  Sturm que tras el resultado, ha tenido que batallar con numerosas de peticiones de su hijo para repetir el experimento con otras partes del cuerpo ¡incluso con el hocico del perro!.