Cómo limpiar persianas de PVC

Limpiar persianas de PVC es sólo cuestión de tiempo y paciencia.

La limpieza de persianas no es una tarea difícil pero si laboriosa, sobretodo cuando lo que queremos es darle un acabado profesional. Si le sumamos el factor de la contaminación en las ciudades y la falta de tiempo entre una limpieza y otra, limpiar persianas puede ser una tarea engorrosa.

Si dispones de máquina de vapor la limpieza de persianas puede ser algo más rápida y el resultado final mejor. El vapor ofrece prestaciones de desinfección y desengrasado que de manera manual será complicado obtener.

Queremos ofrecerte un método sencillo y a tu alcance. Sin más herramientas que un destornillador plano, paños de microfibra, agua caliente y desengrasante.

  • Iniciaremos la limpieza por el lado de más fácil acceso. Normalmente por el lado interior con un cepillado en profundidad de las persianas.
  • A continuación con una bayeta de microfibra empapada en agua caliente y desengrasante frota desde arriba hasta abajo la persiana. El exceso de agua y la gravedad van a arrastrar la suciedad menos enganchada.
  • Esa misma bayeta bien escurrida nos va a servir para reducir los excesos de agua y repasar las suciedades. En algunos casos deberás pasarle un estropajo suave (azul o blanco) para retirar posibles manchas.
  • Para limpiar las juntas que quedan entre una y otra lama, debes hacerte con un destornillador plano al que le adjuntarás la bayeta en su extremo. Pasea el destornillador por la ranura de un lado a otro asegurándote de rematar las esquinas.
  • Una vez finalizado, repasa y seca con un paño el lado de persiana ya limpio.
  • Repite estas operaciones por el lado menos accesible. Tras repetir el proceso en este lado de la persiana, podrás comprobar que es posible que traspase hacia el lado ya limpio algunas gotas de agua o restos de suciedad.
  •  Vuelve a la primera parte de persiana (generalmente la interior), sube y bájala para retirar los excesos de agua.
  • La limpieza de persianas no habrá finalizado hasta que hayas limpiado también las guías laterales. Para ello ayúdate del destornillador y el paño con desengrasante. Las esquinas deben quedar libres de rincones.

Aunque los resultados van a depender de la suciedad acumulada, es un sistema que sólo necesita de tiempo y paciencia para obtener resultados profesionales.

Te recomendamos que inicies esta tarea en estas fechas previas a la primavera, así podrás continuar con la limpieza de marqueterías y ventanas y disponer de un aprovechamiento total del sol capaz de mitigar los efectos de los ácaros en tu hogar.

Recuerda que si necesitas ayuda en la limpieza doméstica, disponemos de servicios puntuales o periódicos con personal formado y de confianza.